Apúntate unos consejos para que "Skiar Juntos" sea aún más divertido.

El esquí además de ser un deporte también forma parte de nuestras vacaciones. Las condiciones meteorológicas, el estado de las carreteras, la reserva de actividades, el tipo de nieve en pistas, el material y  otros elementos deben ser previstos para una estancia perfecta. En esta sección trataremos de aconsejaros  para que no tengáis sorpresas de última hora. 

Prepara tu forma física

 

Dos meses antes de que llegue la hora de lanzarse a las pistas de esquí, es el momento óptimo para iniciar el pre-entrenamiento especifico para este deporte. No es necesario una dura preparación, pero si es aconsejable que fortalezcas abdominales y piernas con sencillos ejercicios.

Material

 

Para tener los esquís en perfectas condiciones fuera de la temporada de esquí, es muy importante mantener la suela completamente limpia. Bastaría con un buen encerado para protegerlos del ambiente húmedo o seco, es mejor no rascar la cera, de esta manera los cantos también estarían protegidos. Las fijaciones: muy recomendable aflojar la tensión de los muelles.

Las botas bien cerradas y sin apretar los ganchos en exceso, así la carcasa no se deformara. Para que no cojan humedad un remedio casero es poner papel de periódico dentro de los botines.

No esperes al último momento

Organiza con tiempo tu estancia y planifica tus horarios de clases, estancia, aparcamiento, taquillas y todo lo necesario para disfrutar de las mejores vacaciones. Asi podrás elegir las opciones que más se adapten a tus necesidades. Si tienes niños pequeños, recuerda que la estación ofrece servicio de guardería. No olvides las cadenas, la paciencia y el buen humor.

Disfrutando de tus vacaciones
Viajar en invierno sin problemas y con tranquilidad.
 

Si utilizas el coche mucho en carretera con constantes viajes, por trabajo o por ocio, montar neumáticos de invierno en los meses más fríos reduce casi por completo la posibilidad de quedarte bloqueado o atascado por la climatología. En todo caso, no olvides las cadenas y poner a punto el coche, revisar los neumáticos y los niveles del coche (aceite, anticongelante...), viajar con el depósito lleno, una manta, y batería cargadada en tu móvil. Esto se vuelve más necesário si se viaja con la familia y con niños.

Mareos en días de niebla.

No dejes que la niebla o las malas condiciones arruinen tu día de esqui. Quitate el miedo y aprende también a disfrutar con condiciones adversas. En días de niebla, igual que cuando conduces, debes adaptar la velocidad a la visibilidad y pararte de vez en cuando para asegurar tu ruta. En estas condiciones, aún si tienes un buen nivel de esqui, es cuando un profesor que conoce bien la estación puede ayudarte más, ya que te hace de guía, te da seguridad y te enseña a adaptar tus movimientos y técnica a las condiciones de la nieve. Si eres de los que se marea en días de niebla o falta de relieve, se aconseja tomar biodramina con cafeína antes de subir a esquiar. De esta forma tendrás una sensación más estable sobre la nieve.

Inicio con Babys.

Si subes a esquiar con tus peques, te aconsejamos paciencia e iniciarlos poco a poco. No pretendas batir récords de precocidad. Para un niño de corta edad (3-4 años) lo más importante no es que aprenda a esquiar, si no que le guste la nieve, de esta manera tendrán ganas de seguirte a medida que vaya progresando.
Lo mejor es que empiecen con un profesional titulado y verás los resultados.

¡Ten paciencia!

Máximo control para un aprendizaje más rápido.

 

 

Si quieres tener un dominio total de tu cuerpo y de tus esquís, adapta la velocidad a tu nivel de esquí, dependiendo del estado de la pista, tipos de nieve, desnivel y condiciones meteorológicas.

 

La importancia de aprender con profesor

 

  Son muchos los alumnos que he tenido que han empezado a dar sus primeros pasos en este deporte a través de sus amigos.

 Al cabo de unos años se dan cuenta que han evolucionado demasiado rápido pero que su nivel no avanza, no consiguen dominar su posición y mucho menos el deslizamiento en pendientes o con velocidades elevadas.

 Les comento que si no hemos aprendido a sumar, difícilmente podremos multiplicar.

 Aprender de la mano de un profesor os enseñará a tener unas normas y conocimientos básicos (posición, centralidad, movilidad, apoyos y deslizamiento) que serán  muy útiles para tener una buena progresión.

 La seguridad es vuestra principal herramienta para poder aprender de una forma fácil y natural.

 Esquiar con una mala posición entre otras muchas cosas provoca, cansancio, bloqueos en nuestras articulaciones y perdida de nuestros apoyos, con el resultado de un deslizamiento descontrolado.

 Es en este momento cuando muchos se dan cuenta de que están estancados y no hay forma de evolucionar, también en ese momento entienden LO IMPORTANTE QUE ES TENER UN PROFESOR (titulado) PARA APRENDER A ESQUIAR.

 Con unas nociones básicas y entendiendo la técnica, estas situaciones son muy fáciles de solventar, luego la experiencia os pondrá de nuevo en el lugar que os corresponde.